WAWASHANG: LAYASIKSA NUNCA MÁS  

Ronald Hill Álvarez
hillron@hotmail.com

April 28, 2004-Nueva Guinea-De Pearl Lagoon hasta la desembocadura del río Wawashang, en dirección norte de la Laguna de Perlas, el viaje duró 50 minutos. Cerca de la ribera un grupo de aproximadamente 40 pescadores artesanales, con sus canoas de remos y vela, realizaban su faena desesperada por la captura de camarones, con la característica “tarraya” que sostienen en la boca y lanzan al agua, debido a la veda existente de captura de langosta y alternativa única del hombre de mar dedicado a la pesca. Al este se aprecia la comunidad de Orinoco.

Al entrar en el río Wawashang el paisaje tuvo un cambio brusco y majestuoso. Las aguas se tornaron tranquilas y claras, la brisa más fresca y húmeda, vegetación más densa y diversa reflejada en el agua, el vuelo sereno de variedad de aves y pobladores de las comunidades provenientes del río arriba en sus canoas de remo con la carga de alimentos. El punto de encuentro con pobladores de las comunidades asentadas en las riberas, principalmente mestizos de Pueblo Nuevo, fue el Centro de Desarrollo Agroforestal del río Wawashang donde se abordaban temas de interés para las comunidades: la ley de régimen de propiedad comunal de los pueblos indígenas y comunidades étnicas de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica, conocida como Ley 445 y el Plan de Manejo de la Reserva Natural Wawashang.

La Reserva Natural Wawashang tiene una extensión de 350 mil hectáreas y fue declarada como tal por el Estado en 1992, pero su plan de manejo se realizó hasta el año pasado por expertos internacionales y nacionales de varias organizaciones e instituciones con la activa participación de los líderes comunitarios de la misma. Tres municipios comparten la reserva: el Tortuguero, Laguna de Perlas y Kukra Hill. Desde que fue declarada Reserva Natural hasta la fecha se ha dado un proceso de avance de la frontera agrícola de campesinos provenientes de El Rama (Wapí), del mismo Tortuguero e inclusive de Matagalpa, estos últimos identificados como “marcheros” por los propios comunitarios alentados por el propio gobierno y partidos políticos para resolver el problema que enfrentan en el norte del país. Se estima que en toda la Reserva se ha perdido el 30% de su vegetación desde que fue declarada como tal.

El plan de manejo de la Reserva presenta ocho categorías o zonas de manejo siendo la más sensible al proceso de colonización la llamada zona “intangible”, “núcleo” o “corazón” de la reserva, con una extensión de 34,553 hectáreas ubicada a ambos lados del río Wawashang y limítrofe al norte con el río Kurinwas perteneciente al municipio de Laguna de Perlas. El plan indica que en la “zona intangible o núcleo” es prohibida la existencia de asentamientos humanos y, si existen, las familias deben ser sacadas de la misma. De igual manera es prohibido la extracción forestal, bejuco y frutas, la cacería y únicamente pueden tener presencia guardabosques y realizarse investigación científica. La realidad es que en la zona se encuentran asentadas varias familias y grandes terratenientes, de los cuales uno de ellos reclama como suyas 18 mil hectáreas que representan el 52% del corazón de la reserva; se realiza extracción ilegal de madera, siembra de granos básicos y hay muchos perros orejones utilizados para la cacería así como dos guardabosques sin  medios, sin capacitación, sin nada más que la voluntad de trabajar.

Preservar la Reserva Natural Wawashang es un gran reto para las poblaciones indígenas ya que estas reclaman el derecho de manejar el área y sus recursos en el marco de la Ley 445 (articulo 27). Los gobiernos municipales de los tres municipios involucrados al igual que el Consejo Regional de la RAAS y el Gobierno Central tienen también una alta cuota de responsabilidad en propiciar todas las condiciones necesarias para el disfrute de las actuales y futuras generaciones de la RAAS y el país. La participación activa de universidades, ONG’s y de los mismos pobladores en el manejo de la Reserva, bajo la figura de comanejo, donde el MARENA cede la administración pero participa activamente como facilitador, acompañante, asesor y supervisor de la ejecución del plan de manejo, implica un gran reto, pero requiere que se acompañe desde ya y con urgencia a las comunidades en la búsqueda de la forma organizativa que represente todos los intereses y a la vez evite que en Wawashang se presente una situación, no deseada por nadie, como la acontecida en la comunidad de Layasiksa en la RAAN. Al retornar a la Laguna, en el oeste, se observa la quema del bosque como la humareda que una locomotora desprende en su recorrido.

Nueva Guinea, RAAS

 

I HOME I BUY MUSIC I CATALOGUE I HUMOR I UCP I NIST

Website designed and maintained by G. Lewin Copyright © 1999  - 2008 Oneg LLC. All rights reserved
Please send your comments to: glewin@bluefieldspulse.com