Las Elecciones En Las Regiones Autonomas

Ronald Hill Álvarez
hillron@hotmail.com

Nueva Guinea, RAAS- March 1, 2006-Desde la aprobación del Estatuto de la Ley de Autonomía en 1987, en las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense se han desarrollado cinco procesos electorales, incluido el del próximo 5 de marzo, para elegir a los concejales que conforman los Consejos Regionales, máximas autoridades de la RAAN y la RAAS para gobernar e impulsar el proceso autonómico que viven. De los cinco procesos electorales solamente dos, cada cual con su particularidad, se han realizado el mismo año. En 1990 se realizó el primero y de manera simultanea con las elecciones nacionales de las cuales surgió electa por mayoría indiscutible Doña Violeta Barrios de Chamorro como presidenta de la Republica creando así las condiciones para finalizar el conflicto armado e iniciar la transición hacia la democracia, todavía en construcción, que aspiramos los nicaragüenses.

Las elecciones regionales de los años 94, 98 y 2002 no coincidieron con las elecciones nacionales y por lo mismo no alcanzaron la connotación de las que se realizaran este año. Nunca antes en las elecciones del Caribe se ha desplegado tanta movilización y presencia de líderes de los partidos nacionales como en las actuales, debido a la coincidencia indicada y porque han utilizado el proceso electoral del caribe como el termómetro que los medirá en los comicios del próximo mes de Noviembre. Y nada malo tiene que así sea. Lo negativo de esa situación es que ha opacado a los costeños aspirantes a ocupar cargos públicos con propuestas coherentes insertas en los avances y problemas del proceso autonómico que se vive de manera real en un pueblo que tiene siglos de transitar en la búsqueda de su propio desarrollo acorde con sus propias creencias, costumbres y formas organizativas. Y más aún, le ha restado valor el actuar de los partidos políticos que han contaminado con intereses partidarios instituciones claves en este proceso como el Consejo Supremo Electoral llevándolos hasta tratar de suspenderlas.

Si las elecciones regionales son parte viva del proceso autonómico y responden a los intereses propios del pueblo en la búsqueda de un mejor futuro pareciera contradictorio que en ellas el gran triunfador sea el abstencionismo. Según registros de las últimas elecciones regionales alrededor del 30 a 35 % de los votantes ejercen su derecho al voto. Las causas son muchas y una de las principales es que el padrón electoral no ha sido depurado considerando todas las incidencias para ello; el gran numero de costeños que se encuentran fuera del país trabajando y que se ven imposibilitados a ejercer su derecho al voto, solamente en la ciudad de Bluefields hay aproximadamente unas 3500 personas que laboran en una compañía de barcos y que no podrán votar; a lo interno de las regiones muchas personas se ven imposibilitadas de movilizarse para ejercer el voto por las grandes distancias y el alto costo del transporte; el desencanto y la apatía de los electores producto de la mala gestión que las autoridades electas han realizado con actos de corrupción e ineficiencia y la suspensión de la suscripción popular para participar en las elecciones.

Por otro lado, el crecimiento de votantes potenciales para las elecciones del 5 de marzo se ha dado principalmente con la incorporación de los municipios de Paiwas en la RAAS y Mulukuku en la RAAN, el primero desde 1998 y el último a partir de este año los que han sido la manzana de la discordia entre las fuerzas políticas más grandes por el alto numero de electores llevándolos a una lucha de ratas por el llamado mal del “ratón loco”. Aún queda pendiente la incorporación real de los municipios de El Rama, Muelle de los Bueyes y Nueva Guinea al proceso autonómico.

Todos estos aspectos han contribuido a restarle brillantez al proceso electoral del caribe, pero las mismas son un hecho y le presenta un menú variado de partidos políticos a los ciudadanos, con asimetrías entre los grandes partidos nacionales y aquellos escasos de las regiones autónomas, aún cuando las propuestas concretas de estos para contribuir con su gestión en el desarrollo regional sean pobres. Estamos pues a la víspera de un proceso relevante que le da mayor legitimidad a la Autonomía, en el que cada ciudadano con su voto les dará “el poder hacer” a las nuevas autoridades mediante un acto de conciencia en que valore las cualidades de los candidatos para ejercer la gestión sin olvidar que la participación no solamente se concretiza en la urnas sino en la vida diaria defendiendo su derechos, haciendo las propuestas de los proyectos de su comunidad y ejerciendo control sobre el actuar de las nuevas autoridades que salgan electas.

 

I HOME I BUY MUSIC I CATALOGUE I HUMOR I UCP I

Website designed and maintained by G. Lewin Copyright © 1999  - 2008 Oneg LLC. All rights reserved
Please send your comments to: glewin@bluefieldspulse.com