EN LA RAAS LA AUTONOMIA ESTA EN CRISIS

Ronald Hill Alvarez
hillron@hotmail.com

January 29-Nueva Guinea RAAS-La Costa Caribe Nicaragüense ha tenido grandes momentos para festejar con la mirada puesta en el futuro. Entre ellos figuran la aprobación del Estatuto de la Autonomía, la declaración del día de la autonomía, la reglamentación de la Ley de Autonomía, la Ley de Régimen de Propiedad Comunal de los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica de Nicaragua  y, con poco colorido por pugnas políticas, el Centenario de Bluefields.

También ha sido una gran noticia para el pueblo costeño, luego de que los recursos naturales han sido sobre explotados por compañías transnacionales de origen norteamericano, que la naturaleza le ha dotado de otros recursos como el petróleo y el titanio. Tanta riqueza material que la madre naturaleza le ha brindado a la Costa Caribe Nicaragüense podría significar un disfrute de la misma para el beneficio de su población con un nivel de vida por encima de cualquier otra región del Caribe y de muchos zonas del Pacifico de Nicaragua. Parece una ilusión pero en la Costa estamos sentados sobre la mayor riqueza que posee Nicaragua hoy y todavía en el largo plazo.

Todo lo que un país debería de poseer para alcanzar el desarrollo equitativo y sostenible se encuentra concentrado en la Costa Caribe Nicaragüense. Por si las dudas revisemos: la mayor plataforma marítima de Nicaragua está en el Atlántico con una riqueza superior a la de cualquier país de Centroamérica lo que se traduce en más camarones, langostas, diversas variedades de peces, moluscos y tortugas, etc. y para más petróleo, titanio en el Norte, maderas preciosas, oro y plata, grandes ríos para generar energía hidroeléctrica, una ubicación estratégica para acceder a diferentes mercados como el estadounidense y caribeño. También nos ha dotado de múltiples culturas y costumbres que forma parte de la riqueza y debería ser orgullo nacional.

A pesar de ello, existe una gran contradicción entre los recursos materiales que la naturaleza nos ha brindado y el actuar de los hombres costeños que ostentan cargos públicos. Ellos también son parte de los recursos de la Costa. Pero su actuar, su visión, sus actos, se convierten en irracionales frente a los retos que debemos enfrentar de cara a la búsqueda permanente del desarrollo de la Región y del país. Mantienen  por encima los intereses de grupos políticos por aspectos coyunturales y de corto plazo como ostentar cargos de gobernador, de presidente o secretario del Consejo Regional, etc. lo que les permite figurar en el escenario de pobreza y abandono del pueblo costeño y de todo el país, aprovecharse de manera irregular de los recursos, hasta obtener coimas por concesiones que nos pertenecen a todos. En esas pugnas políticas, sin autonomía o con ella, se han mantenido los políticos de la Costa históricamente. Se han dividido en grupos políticos para ello y no para buscar el verdadero desarrollo de la Región con propuestas viables ante el pueblo costeño y el gobierno central.

La Autonomía se encuentra en crisis. Una crisis provocada por esos recursos humanos costeños que ostentan cargos públicos y que solamente ambicionan el poder y lo que pueden obtener con el. Esa es la verdadera crisis que se vive en la RAAS hoy día. Esos estatutos y sus reglamentos deben ser revisados con la debida urgencia para evitar que esos malos hijos del pueblo costeño vuelvan a ocupar cargos públicos. Miles de costeños han dado su respaldo al gobernador Guy Cox ante las maniobras de destituirlo de su cargo, saliendo a las calles y cantando “Bluefields: la tierra que amamos” (Bluefields the land we love) y “Juntos como uno solo” (Together as one) así como protegiendo la sede de sus oficinas.

Con esta situación de ciclos críticos en la política regional, la RAAS nunca podrá disfrutar de la riqueza que ostenta. Los costeños no podrán elaborar un verdadero Plan de Desarrollo Regional que se inserte, con sus particularidades, en el Plan Nacional de Desarrollo que promueve el gobierno del presidente Bolaños y mucho menos disfrutar de las mayores oportunidades, en relación a otras zonas del país, que le brinda el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica con los Estados Unidos de Norteamérica (CAFTA). En nuestras manos está hacer el cambio y es urgente: es necesario revisar los estatutos y el reglamento de la autonomía para evitar que las futuras generaciones de costeños continúen en la marginación, abandono y pobreza.

 

I HOME I BUY MUSIC I CATALOGUE I HUMOR I UCP I NIST

Website designed and maintained by G. Lewin Copyright © 1999  - 2008 Oneg LLC. All rights reserved
Please send your comments to: glewin@bluefieldspulse.com